Una generación que ni lee ni escribe, ¿será que piensa?

young-man-845532_960_720Leía en estos días sobre la Generación Z compuesta por niños y adolescentes a quienes se les conoce como los “híper conectados” por pasar la mayor parte del tiempo en Internet, juegos cibernéticos y navegando entre las redes sociales. La única destreza social con la que cuentan es al parecer ésa, porque otras como la capacidad de análisis y síntesis y una sana interacción con sus congéneres le son tan escasas que esto es un dilema para el sistema educativo, la familia en general y hasta para las empresas.

Siempre se dice que los niños y los adolescentes son el futuro, y en realidad lo son. La generación post-millennial conformada hoy por niños y adolescentes nacidos después del año 2000, es muy diferente a las generaciones anteriores. Conciben al mundo al alcance de un clic así no sepan dónde queda Zimbabwe, como si pudiesen englobar la realidad en una aplicación o mejor, en una red social que esté de moda. Pasan la mayor parte de su tiempo interconectados desde Wifi y supeditando las relaciones interpersonales a la omnipresencia de los chats o messengers.

Tal ha sido el beneficio de la tecnología pujante que reina en estos momentos, que nuestros niños y adolescentes prefieren conversar a través de vídeos online, Skype, Facebook o lo que sea, a darle un abrazo a la abuela en vivo o invitar a los amigos a jugar fútbol o béisbol en el parque más cercano. Y los que somos padres nos preguntamos, ¿Qué efectos tiene esto en la conformación de esta persona como ser pensante, sensible y actuante?

Salir a pasear con un niño o adolescente, hijos, sobrinos y hasta vecinos incluidos, antes era una delicia. Oírlos hablar sobre sus gustos musicales o sobre sus temas favoritos invocaba a un acto casi de actualización y con un rejuvenecimiento prácticamente inmediato. Hoy, salir sin celular de por medio es imposible en manos de un chico o chica de la generación Z y mientras uno trata de hablarles o de interesarles en algo más, están más pendientes de qué se publicó en Facebook o cuantos likes ganó su foto en Instagram.

No hay nada más enriquecedor que leer un libro de papel, con ilustraciones y adentrarse en un mundo ajeno y fascinante que va conformándose en tu mente, invocando conjuros de momentos de diversión y expansión más allá de los límites mentales. Ahora ni siquiera los cuentos tradicionales o los más modernos se leen en papel, están en aplicaciones que los hacen más “digeribles”, deformando las palabras ante la presencia de imágenes y efectos especiales. Y así con cuenta cosa enfrente a la palabra, la lectura, al análisis, al pensamiento.

Hoy hasta los neurocientíficos están hablando de la necesidad de que los niños y adolescentes de esta generación cuenten con mejor desarrollo de las habilidades motrices finas en aras de su desarrollo cognitivo. Producir palabras, hilar pensamientos, analizar la realidad, ver más allá de la inmediatez a través del análisis, lo requiere un niño desde temprana edad. Si se quiere que en el futuro sea un adulto con libre capacidad de pensamiento y acción, debería contar con ese respaldo en su educación. Y no hablemos solamente del sistema escolar, sino a nivel de hogar.

Pasar horas frente a dispositivos electrónicos no los hace más inteligentes, más cultos, más interesados por el mundo. Seguro no se la pasan en Wikipedia la mayor parte del tiempo. Es por eso que no tienen capacidad analítica y de síntesis como muchos expertos se han dado a la tarea de enfatizar. Están tan sumergidos en la inmediatez de las comunicaciones que han sembrado nuevas bases en sus relaciones, todo desde un clic. Así que menos lectura, menos escritura, menos pensamiento.

¿Cómo incide eso socialmente? Simplemente vea en su entorno: niños, adolescentes y jóvenes con pocas destrezas de socialización, más susceptibles a la violencia o vulnerables psíquicamente ante cualquier información desvirtuada que les llegue y la cual consideran verdad absoluta sin siquiera constatar. El individualismo es otro rasgo que los define, pues tienden a resolver situaciones por sí mismos y a trabajar poco en equipo.

Imagine usted qué clase de gobernantes o empleados podrían ser si no saben escuchar y valorar las necesidades de la mayoría o de otros, si no pueden conformar equipos de trabajo o pueden sostener sanas relaciones interpersonales. Lo cierto es que destacan por una mayor inteligencia, por una mayor disponibilidad a adaptarse a la tecnología, y hasta quizás sean más emprendedores al encontrar soluciones novedosas a problemas comunes. Allí está el reto para quienes apoyan desde diversos ámbitos la educación de estos jóvenes.

Se dice que la Generación Z representa el 26% de la población mundial. En países como Estados Unidos estos niños y adolescentes cuentan con un gran poder adquisitivo generado por sus padres que se estima en un valor anual de 44 billones de dólares. Usan teléfonos o tabletas múltiples veces al día, compran en línea y hasta establecen sólidas relaciones con otros –conocidos o no a nivel físico- en las redes sociales. Hasta el sector empresarial se ha dado a la tarea de estudiarlos concienzudamente para establecer mejores estrategias de mercadeo con los cuales seducirlos a la hora de venderles productos o de considerarlos como futuros empleados. Imagínese la brecha generacional que deberá ser solventada.

El reto está en apoyarlos a ser mejores personas, a pensar, a razonar, a valorar al otro en carne y hueso más allá de Internet. Que vean y sientan al mundo desde una realidad palpable y no desde la comodidad de un clic, porque sin duda, su inteligencia y su creatividad pueden apoyarnos a lograr un mundo mejor, por algo son el futuro, no sólo de ellos mismos, sino del nuestro.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s