¿Cómo nos afectan las redes sociales psicológicamente?

Las comunicaciones interpersonales han sido revolucionadas con la llegada de las redes sociales. Con tan pocos años de creadas y ya millones de personas en todo el mundo cuentan con perfiles en Facebook, Twitter, Instagram, Pinterest, Snapchat y muchas más.

La vida personal queda reflejada ampliamente en posts que revelan más de la cuenta. Actualmente hay preocupación por cómo impactan ese “movimiento masivo” de estar en redes sociales en la psiquis del internauta. ¿Estamos preparados realmente para tanta exposición? Se habla de consecuencias: estrés, depresión, tristeza y sentimientos negativos que repercuten en la estima.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha dedicado este año a tratar el tema de la depresión, pues se calcula que más de 300 millones de personas en el mundo la padece. Cabría analiza qué papel juegan las redes sociales en el avance de esta problemática: un nuevo estudio conducido por investigadores del Center for Research on Media, Technology and Health de la Universidad de Pittsburgh, Estados Unidos en 2016, detectó una relación entre depresión y mayor uso de redes sociales.

El trabajo publicado en la revista Depression and Anxiety, evaluó a 1,787 adultos entre 19 y 32 años. Por un lado, los investigadores establecieron qué tanto usaban las 11 plataformas sociales más populares (Facebook, YouTube, Twitter, Google Plus, Instagram, Snapchat, Reddit, Tumblr, Pinterest, Vine, y LinkedIn). Por otro, evaluaron síntomas asociados a depresión. En promedio, se encontró que los participantes invertían 61 minutos al día en redes sociales y visitaban varias de sus cuentas 30 veces por semana. Una cuarta parte de los encuestados se clasificó con “altos indicadores de depresión”.

Los investigadores hallaron una asociación significativa entre el uso de redes sociales y depresión. Aquellos individuos que más interactuaban con estas plataformas tenían 2.7 veces más riesgo de sufrir depresión que aquellos con menor tiempo de interacción.

Cómo usar las redes sociales y no deprimirse

Muchos de nosotros utilizamos las redes sociales para promocionar proyectos, negocios, compartir sus opiniones o situaciones cotidianas, establecer contacto con gente con intereses similares a los nuestros en otras latitudes o para informarnos de eventos de todo tipo.

Existe demasiada información para revisar en muy poco tiempo. Si no logramos controlar lo que vemos y publicamos nos podemos sentir abrumados y afectados en nuestro bienestar mental. Actualmente, las personas admiten tener una adicción hacia las redes sociales: confiesan abiertamente que no pueden pasar un solo día (ni siquiera una hora) sin conectarse, y revisan con mucha frecuencia sus perfiles y publican sin control.

Nos podemos apoyar de diversas maneras para evitar llegar tan lejos. Hay mucho que hacer para evitar ser consumidos por el estrés y la depresión generada por las redes sociales.

Elige las redes en las que ser activo vale la pena:  Concéntrate en aquellas en que realmente tienes interés. Cada día hay una red social nueva, pero no vale la pena participar de todas. Elige aquella (una o dos) en la que tengas más actividad, más relaciones de valor o que te sientas mejor informado respecto a los temas que son de tu interés.

Conéctate el tiempo necesario: Usa tus redes con sabiduría. Restringe tu acceso en horario de oficina o en las horas familiares y de ocio. Recuerda que es más importante contar con tiempo de calidad que muchas horas en la red.

No actives las notificaciones: proponte un horario para revisar tus mensajes. Evita estar viendo lo que los demás publican a toda hora.

Sé sincero: trata de ser auténtico en tus redes sociales. Publica lo que realmente quieres que los demás conozcan de ti. No intentes crearte un personaje para aparentar una vida que no posees. Según un estudio de la Real Sociedad para la Salud Pública (RSPH) en Gran Bretaña, redes como Instagram, Twitter, Facebook y Snapchat inciden negativamente en el crecimiento del bullyng (acoso), el FoMO, siglas en inglés de “fear of missing out” o el miedo a quedarse fuera de eventos sociales, trastornos en el ciclo de sueño y de percepción corporal, así como también aumentan la depresión, la ansiedad y la soledad.

El estudio sostiene que la mala reputación de Instagram podría explicarse en la construcción de un mundo distorsionado por el uso de filtros y el efecto que pueden tener sobre la autoestima de aquellos que no logran que su percepción se iguale con las imágenes, especialmente en lo que se refiere al cuerpo.

Selecciona tus contactos adecuadamente: Realmente elige gente que te agrade o conozcas, que te hagan sentir bien, que te estimulen. Recuerda que existe la opción de bloquear o eliminar a un contacto que te pueda resultar repulsivo o negativo.

Apártate de la tecnología de vez en cuando: dedica un día a la semana o más a no estar conectado, ni publicando en tus redes sociales. Alejarse nos permite evaluar otras cosas en nuestra vida. Es un tiempo para valorar tu libertad e independencia mental y física.

Sigue estos consejos y usa las redes sociales con moderación. Son muy útiles y pueden ayudarte a conseguir el éxito en tus emprendimientos, pero no son las dueñas de tu vida. Recuerda quien está al mando.

Por Evelyn Navas @ecnaproasesoria

Anuncios

Un comentario sobre “¿Cómo nos afectan las redes sociales psicológicamente?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s